Qué

En el invierno de 2011, a través de una serie de talleres, un grupo de personas voluntarias crearon un 'bosquecomestible' en un solar de la zona del Quirinal, Avilés. El objetivo fue habilitar un espacio verde en el centro de Avilés para acercar a la comunidad avilesina la importancia y posibilidades de la plantación de árboles y plantas perennes en espacio público y despertar una conciencia y responsabilidad colectiva hacia el entorno urbano.

Empezamos por plantar 15 árboles frutales (perales, manzanos, ciruelos, nogales, feijoas, una higuera y un níspero) y más tarde plantamos casi 40 árboles autóctonos, los cuales nos fueron cedidos por el Vivero La Mata y la asociación Libélula Huerta. Se espera que en el futuro las frutas y los recursos que den estos árboles alimentarán a la comunidad local y supondrán un pasito adelante en asegurar su soberanía alimentaria.

El trabajo se llevó a cabo por personas voluntarias de la asociación Libélula Huerta, el Servicio de Juventud del Ayuntamiento de Avilés, Greenpeace y gente de Avilés y otros lugares. La iniciativa partió de un joven como parte de su proyecto de Servicio Voluntario Europeo (Programa Juventud en Acción) en Avilés. La tierra fue cedida por el Ayuntamiento, con la colaboración del Servicio de Juventud. Además de plantar los árboles y preparar un espacio con plantas medicinales y aromáticas, los talleres presentaron una oportunidad para trabajar en un grupo compuesto por gente de distintas edades, nacionalidades y entornos muy diversos. Sobre todo, fue una oportunidad de acercarse a la naturaleza y tomar parte en la recuperación de espacio público para el bien del barrio y su entorno.

En un bosquecomestible se encuentra una mezcla de árboles y plantas que forman una ecosistema autosuficiente y perenne. Los árboles y las plantas están elegidos en función de sus usos y las relaciones que tengan con otras especies en la zona: algunos dan fruta, hojas o raíces comestibles o medicinales; otros suministran leña o atraen a la fauna beneficiosa, aumentando la biodiversidad de la zona; otros fijan nitrógeno o enriquecen el suelo. En un bosquecomestible todos los elementos trabajan juntos para crear un espacio que requiera poco mantenimiento por parte del ser humano.

Se conocen bosquescomestibles desde hace mucho tiempo. Hoy en día, las investigaciones de botánicos  como Martin Crawford y la asociación Plants for a Future plantean el bosquecomestible o bosquejardín ('forest garden' en inglés) como una respuesta alimentaria al fin del petróleo y del cambio climático, siendo un ecosistema productivo, resistente y autosuficiente, cuya fertilidad proviene de las relaciones beneficiosas y ciclos naturales que ya se ven en bosques autóctonos.


Muchos árboles frutales y arbustos como el grosellero son adecuados para sobrevivir en el entorno urbano. Por rincones escondidos, solares comunales o incluso por la carretera se puede imaginar la recogida de frutas de nuestras propias calles. Claro que no sería suficiente  para surministrar las necesidades nutricionales de la población, pero eso sí podría acercarnos a los ciclos de vida detrás de lo que consumimos: vemos primero las yemas, luego las flores, y más tarde la fruta que cae del árbol, esperando que alguien lo consuma y vuelva a sembrar sus semillas. La educación práctica y popular nos puede ayudar a pensar en "qué y cómo consumimos", creando un vínculo con los ciclos naturales de la tierra de la que dependemos. Además, la introducción de especies comestibles en el entorno urbano abre cuestiones sociales como ¿A quién pertenece el espacio público? ¿Para que lo use quién?¿Cuál es nuestra responsabilidad cívica y cómo les afecta a los demás?, o simplemente ¿de dónde vendrá la fruta? Plantear debates así puede generar nuevas ideas más allá de las consideraciones botánicas.


Así que lo que comenzó con unos talleres no se ha quedado sólo en eso, seguimos reuniéndonos en el espacio el primer sábado de cada mes, de 11:00 a 13:00 horas para mantener la zona, compartir ideas de cómo desarrollarlo, disfrutar con nuevos talleres o saborear un tomate...  ¡Está abierto a cualquiera que quiera participar!

Escribe a bosquecomestible.aviles@yahoo.es si quieres ponerte en contacto

¡Nos vemos en el bosque!

3 comentarios:

Goyo de la Fuente-Valladolid dijo...

Enhorabuena. Una iniciativa muy interesante. Ánimo y adelante.

El Bosque Comestible de Avilés dijo...

Muchas gracias por tus palabras y energía.
¡Un saludo desde El Bosque!

Mahatma2011 dijo...

Hola! los felicito por la iniciativa! Saludos desde Argentina!

Publicar un comentario